«

»

May 06 2011

Leiber Ortegón

LEIBER ORTEGÓN: tan sólo soy un chaval, un grano de arena, pero todos sabeís que grano a grano se forma todo el fondo de un oceano, así me uno a esta iniciativa porque todos podemos ser un granito, pero unidos podemos hacer más de los que nos podamos imaginar. tenemos que luchar por un mundo mejor, por un mundo en el que las injusticias, violencia, mundo de daños…. se acabe; tenemos que abogar por la paz, por cuidar este planeta único que tenemos, luchar por el futuro de las generaciones entrantes, luchemos por el amor…
sí, sé que este mundo a veces apesta, que es duro y dan ganas de tirar la toalla, pero creo que todo el mundo debe dejar esta vista de lado y empezar a ver siempre el lado positivo, porque al fin y al cabo la vida y este planeta merecen la pena.
esta iniciativa creo que es muy buena porque el arte es precioso y pienso que a través de él se puede llegar a descubrir sentimientos increibles que pueden colaborar a mejorar este mundo, refugiaros en el arte, en la pintura, en el graffiti, en la escultura, en la música, en la poesía “poesía me haces libre y sensible, tú liberas la opresión de las cadenas de todas las sociedades viles que nos condenan” en todo lo que penseís que es arte…
soy un estudiante de ingeniería de energías, mi gran sueño es en el futuro descubrir un tipo de energía limpia, sana de contaminar nuestro ambiente, una energía que se pudiese abastecer a todo el mundo sin que hubiesen grandes empresarios aprovechándosen de ella para conseguir lo que corrompe al hombre: dinero.
me alegro sinceramente de pensar que hay más gente que como yo queremos cambiar este mundo y dejar de estar oprimidos por los grandes mandatarios, gracias; me gustaría acabar con unos versos de un artista al que se le conoce como Sho Hai: …MÁS AMEN Y MENOS AMÉN, QUE EL AMOR ES EL MOTOR DEL MUNDO Y ES NECESARIO QUERER… paz y amor colegas.

la humildad

queesestemundo

una gran vista

fotografías:  LA HUMILDAD

                             QUE ES ESTE MUNDO

                              UNA GRAN VISTA